Les sabates d’Alaior

Entrada en castellano y catalán

Aquests dies s’ha obert a Alaior una exposició sobre la importància de la industria del calçat al poble. Aquesta ha estat una excusa perfecte per indagar una mica més sobre la dimensió d’aquest sector a Menorca.

IMGP6233expo sabates alaior

Exposició al convent de San Diego on podem veure multitud d’antigues màquines, mostres de sabates, col·leció de miniatures, etc.

Espanya és el segon país productor i exportador de calçat d’Europa. A Menorca la producció de calçat va representar trencar amb una economia basada en el camp, i també va suposar la incorporació de la dona al món laboral.

Sembla que els seus inicis podrien estar en la confecció de sabates per a la gent de classe  alta, i sobretot, pels militars en el segle XVIII, però realment va tenir un gran impuls i fort creixement amb les exportacions que es feien a Cuba, Filipines i Puerto Rico, on sembla que gràcies a l’emigració de menorquins a aquests països, es va donar a conèixer d’una manera informal la sabata menorquina, que destacava per la seva qualitat. El sector va patir una forta davallada quan a finals del segle XIX es van perdre les colònies espanyoles.

IMGP6229Expo sabates alaior

Una de les tretze “sabates-escultura” que podem trobar tot passejant per Alaior

Durant el segle XIX, existien a Alaior unes 24 fàbriques que tenien entre 4 y 20 treballadors. Es feia tot a mà i per fer una sabata es podia trigar una mitjana d’una jornada. Per que veiem la diferència que ha produït la mecanització d’aquesta industria, avui dia es poden fer en una fàbrica uns 900 parells de sabates al dia.

A la dècada dels anys 40 del segle passat, Alaior era la segona població de l’illa amb més empreses de calçat, que en un principi es va especialitzar en sabates d’home, i que eren prou conegudes a comerços de tota Espanya com unes sabates de qualitat i de confecció manual. Es coneixien com “calzado de Alayor”. La primera fàbrica de sabates d’Alaior va ser “Calzados Buils”, fundada el 1873.

IMGP6272pons quintana

Antic logo de la fábrica Pons Quintana, quan el 1956 va començar a fer sabatilles

A la dècada dels anys 70, segons M.A.Casasnovas, la industria del calçat encara donava més feina a l’illa (amb quasi la meitat de la seva població treballant-hi) que el sector del turisme.

Avui dia es difícil trobar en el poble una sola persona que no hagi tingut familiars treballant en el món de les sabates.

La industria de les avarques,però, segueix una vessant diferent que té els seus orígens en la pagesia illenca i de la que contarem més en una altra entrada.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Estos días se ha abierto en Alaior una exposición que nos recuerda la importancia de la industria del calzado en el pueblo. Esta ha sido una excusa perfecta para indagar algo más sobre la dimensión de este sector en Menorca.

IMGP6235expo sabates alaior

Otro de los zapatos escultura que podemos encontrar en las calles de Alaior

España es el segundo país productor y exportador de calzado de Europa. En Menorca, la producción de calzado representó romper con una economía basada en el campo, y supuso además, la incorporación de la mujer al mundo laboral.

IMGP6232expo sabates alaior

El famoso “trenzado” en los zapatos de PQ, que podemos ver en la exposición

Parece que sus inicios los encontramos en la confección de zapatos para la gente de clase alta, y particularmente, para los militares en el siglo XVIII, pero realmente cuando tuvo un gran impulso y supuso un gran crecimiento fue con las exportaciones que se realizaban a Cuba, Filipinas y Puerto Rico, donde parece que gracias a la emigración de menorquines a estos países, se dio a conocer de un modo informal el calzado menorquín, que destacaba por su calidad. El sector padeció un fuerte decrecimiento cuando a finales del siglo XIX se perdieron las colonias españolas.

IMGP6251expo sabates alaior

La exposición permanecerá abierta hasta el 15 de septiembre

Durante el siglo XIX existieron en Alaior unas 24 fábricas que tenían entre 4 y 20 trabajadores. Todo se hacía a mano y para la confección de un solo zapato se tardaba una media de una jornada. Para que podamos ver la diferencia que ha producido la mecanización en esta industria, hoy en día se pueden realizar en una fábrica alrededor de 900 pares de zapatos al día.

IMGP6241alaior

Edificio de una antigua fàbrica de calzados en Alaior

En la década de los 40 del siglo pasado, alaior era la segunda población de la isla con más empresas de calzado, que en un principio se especializó en zapatos de hombre, muy conocidos en comercios de toda España como zapatos de calidad y de confección manual. Se conocían como “calzado de Alayor”. La primera fábrica de zapatos de Alaior fue “Calzados Buils”, que se fundó en 1873.

En la década de los 70, según M.A.Casasnovas, la industria del calzado aún daba más trabajo a la isla (casi la mitad de su población trabajaba en esta industria), que el sector del turismo.

Hoy en día es difícil encontrar en el pueblo alguna persona que no haya tenido algún familiar trabajando en el mundo del calzado.

P1140281Avarcas2

Las abarcas siguieron pasos distintos a la industria del calzado

La industria de las abarcas, sin embargo, sigue un camino diferente que tiene sus orígenes en los payeses de la isla, y de la que contaremos más en otra entrada.

Curiositat: Entre altres personalitats, Isabel II d’Anglaterra també ha calçat “sabates d’Alaior” (PQ).

Curiosidad: Entre otras personalidades, Isabel II de Inglaterra también ha calzado “zapatos de Alaior” (PQ).

Per saber més/Para saber más:

Article de l’exposició/Artículo de la exposición

Article /Artículo  “Las islas del calzado” de C. Manera

Advertisements