Sólo primavera

Hay muchas Menorcas diferentes: la de tramuntana, la del migjorn, la de invierno, la de verano, la de otoño, la de los vientos, la de la calma, … y desde luego, la de primavera.

La primavera es sencillamente extraordinaria; brota la vida de cualquier parte, en cualquier rincón. En esta entrada no hay curiosas anotaciones que leer; en esta entrada sólo se va a hablar de la explosión que hay en el campo menorquín en primavera. Una explosión que , verdaderamente, me fascina y que no quiero pasar por alto. En esta entrada, pues, “sólo” hay primavera.

Aprovechar las más de 2200 horas que dura esta estación del año es casi una obligación, ya que en verano el paisaje cambia radicalmente. Ahora podemos realizar excursiones entre un campo tapizado de matices verdes y salpicado de cientos de flores; podemos admirar la fauna que durante esta época se acerca a la isla, y sobre todo, podemos disfrutar de todo ello en plena calma, con tranquilidad y casi, en soledad, lo que nos permite apreciar mejor que, en verdad, formamos parte de esta sorprendente naturaleza.

En Menorca existen unas 83 especies de flora endémica, de las que 26 se encuentran en peligro de extinción o amenazadas, por lo que están protegidas legalmente. También existen orquídeas, y entre ellas, la Ophrys balearica es la única especie endémica de las Baleares.

Si miramos a nuestro alrededor podremos admirar multitud de flores, algunas de ellas con formas y nombres realmente curiosos: “capsigrany”, “enclóver”, “vinagrella”, “malva”, “tinya”, “borratja”, “metzina”, “bolitx”, “allassa”, “xuclamel”…

Las playas , en esta época del año, se nos muestran como lo que son: un paraje natural. Ahora, que las playas parecen desérticas, podemos percibir su extensión, su composición, sus límites, sus dunas, su flora, sus fondos marinos, …

… edificios, muros, piedras,  yacimientos arqueológicos, adquieren un tono dorado al caer el día. Las puestas de sol, en esta época, tienen unos extraños matices violeta, curiosos de contemplar, …

… en fín, la primavera es prodigiosa.

 

¿Qué hacer en primavera?

  • Descansar en una playa o cala y/o pasear por la orilla del mar.
  • Hacer alguna excursión por el campo, litoral, calas o barrancos; conocer algún tramo del camí de cavalls; aprovechar para reconocer la fauna y flora.
  • Conocer nuestra cultura: museos, gastronomía, costumbres, …
  • Visitar los puertos de Ciutadella, Mahón y Fornells, con la luz del atardecer.
  • Conocer algún yacimiento arqueológico y aprender a interpretarlo.
  • Visitar las zonas húmedas temporales que “asoman” en primavera y que son hábitats de gran valor.
  • admirar las puestas de sol.
  • Visitar la albufera d’es Grau
Albufera des Grau (3)

Albufera des Grau (3)

En primavera podemos disfrutar de una Menorca, casi en exclusiva, sin aglomeraciones, con toda la “calma” que la caracteriza.

Pulsar aquí para ver artículo “Noves visions de la flora de Menorca” de Pere Fraga.

Ver artículo “las playas también son patrimonio”

Para ver  imágenes de flores de Menorca, pulsar aquí.

Advertisements