Es Prat de Lluriac

Las zonas encharcadas (Prats) han sido desde antaño lugares que influían negativamente en la salud de las personas. Históricamente Es Mercadal (situado en una zona donde el suelo es muy poco permeable) ha sido una población vinculada al paludismo, precisamente por la proliferación de este tipo de zonas en su municipio, ya que favorecen la aparición de mosquitos del parásito plasmodium.

En el siglo XVII empezaron a realizarse desecaciones de estas zonas húmedas y actualmente solamente las podemos encontrar en las desembocaduras de los torrentes o en zonas cercanas al mar.

Es Prat de Lluriac, detalle

Por zonas húmedas entendemos los terrenos que tienen un excedente en su balance hídrico, en el que influye decisivamente el nivel freático (que es aquel que se encuentra saturado de agua)  bien por aportaciones directas (lluvia, torrentes, etc.) o  bien por el retraso en el proceso de infiltración, lo que hace que “aflore” el agua y encharque el terreno. Dos circunstancias que se dan en Lluriac.

La mejor época para disfrutar de este paisaje es en otoño/primavera

El “Prat de Lluriac” se forma principalmente por  el desbordamiento del torrente “ des Mercadal”, y  por el agua que aflora de un pequeño acuífero existente en la zona.

Si visitamos el lugar, podremos observar una gran diversidad de flora y fauna de este importante ecosistema, (especialmente aves acuáticas), pero además, podremos admirar los paisajes que forma el reflejo del entorno (juncos, cielo, matorrales, …)  sobre la película de agua.

Una imagen curiosa es la que crean las ramas y troncos de los tamarindos (tamarells) sumergidos en el agua, que nos trae a la memoria la imagen de los manglares…. ¿o no?

“Tamarells”, imagen que recuerda a los manglares

Una curiosidad:
El nombre de "Lluriach" proviene de una baronía que se otorgó a Miguel
Leonardo de Cardona. Toma el nombre de un predio de Mercadal, del que
era propietario. Este título, concedido en 1683 por Carlos II, es el más
antiguo de Menorca, y es el único de Castilla existente en la isla en
esa época y hasta bien entrado el siglo XVIII.
Advertisements