Sa Mesquida, por descubrir

Sa Mesquida tiene mil “tesoros” escondidos. Al llegar desde la carretera de Mahón, la pequeña pendiente te ofrece una visión un tanto extraña.

Aparece su núcleo urbano, con casas de veraneo que parecen haber seguido un extraño “orden” de crecimiento, desparramándose por los alrededores de la calzada; pero a tu derecha, el paisaje es bien distinto: el mar abierto, con multitud de montículos rocosos, fundiéndose en un extraño paisaje marino, y  casitas de pescadores frente a ti.

Arenal de Sa Mesquida; la playa está alejada del núcleo urbano y presenta un aspecto virgen

Algo más lejos, se puede ver la torre de Sa Mesquida, encaramada en una pequeña colina rocosa, y algo más allá, por su derecha, se divisa el arenal de Sa Mesquida, bien protegido por el  “Pa Gros”, el montículo que la encierra.

Si vas paseando por sus pequeñas calles vas descubriendo nuevos rincones y tesoros; casetes de sa vorera, terrazas familiares, embarcaderos, …

P1150361Sa Mesquida

Detalle casetas en Sa Mesquida

En el aparcamiento que da acceso a la playa, hay una bonita panorámica de toda el área de Sa Mesquida. Junto al arenal, hay una zona dunar protegida, que se diferencia bien por estar demarcada por postes de madera y cuerda. Si seguimos los caminos consolidados, hacia el norte, encontraremos una cala de piedras, Sa Raconada, y algo más allá, podremos seguir por la ruta del Camí de Cavalls, ….

Rincón de Sa Mesquida

Dependiendo de la época, podemos también encontrar algunos de los estanques temporales que existen en Menorca, y que son, núcleos de una gran biodiversidad.

Sa Mesquida es toda una sorpresa

Aquí desembarcaron las tropas del Duque de Crillón, enviadas por Carlos III para reconquistar  Menorca a los ingleses.

Estanque temporal creado por las lluvias

Estanque temporal creado por las lluvias detrás de la playa

Los cambios que ha ido sufriendo Sa Mesquida con el tiempo han estado dirigidos a preservar su fantástica naturaleza, de entre los que destaco dos:

1)      Protección de las dunas cercanas al arenal (donde se restituyeron varias plantas y que veremos demarcada por postes de madera y cuerda)

2)      Construcción de aparcamientos, que facilita llegar a la playa andando, y que los vehículos no estacionen sobre la arena.

Zona dunar protegida en Sa Mesquida

No olvidemos que:

  • la zona de restitución dunar está protegida; no debemos invadir su interior.
  • debemos andar por los caminos consolidados (que son aquellos que se han formado por el uso continuado de las personas), intentando evitar en lo posible andar fuera de los mismos para no erosionar el suelo, poniendo en peligro la flora autóctona.

Para qué sirve la protección dunar?

Los sistemas dunares son una garantía para que se conserve la arena de las playas. Para ello, hay que preservar todo el hábitat de estos espacios dunares, en especial, el de la flora que hace de “barrera” contra el viento y otros factores erosivos. Conservar los sistemas dunares es conservar nuestras playas.

Imágenes 3D Sa Mesquida

Para saber más sobre restitución dunar

Advertisements