La pared seca

Paisaje menorquín con tancas

El paisaje se considera como una “cualidad del territorio”, y es innegable que Menorca, tiene un paisaje bien peculiar, dividido en multitud de “tancas” (o parcelas) enmarcadas con muros de piedras (pared seca), y que son el fiel reflejo del uso que de él hicieron las mujeres y hombres del campo.

El paisaje es patrimonio cultural, entendido como la fusión entre patrimonio natural y el que representa a quienes han habitado estas tierras, formando parte de nuestra herencia, y como tal, de nuestro Patrimonio.

Estos muros de piedras que vemos por las carreteras y que salpica todo el campo isleño, es la “pared seca”, llamada así porque para su construcción no se utiliza ningún elemento que la fije.

Nació de la necesidad de proteger los cultivos y de parcelar el campo según las diferentes necesidades que tenía el payés.

La pared seca era un modo de separar la tierra y proteger así los cultivos y al ganado, utilizando las piedras del suelo. También era un modo de despedregar el campo para hacerlo cultivable.  Pero aparte de estos usos, la pared seca ha sido un buen protector de nuestro paisaje, ya que ha disminuido la erosión, ha evitado la influencia de plagas, y en general, ha conservado el equilibrio ecológico, pues los muros hacen de retención natural.

Las parcelas que se forman entre las paredes secas son las llamadas “tanques”.  Cada una de las tancas eran habilitadas para los diferentes usos que el payés decidía: cultivo, ganadería, …

“passador”

“saltador o botador”

Si nos fijamos, podemos ver que también existen diferentes tipos de accesos a las tancas.  Para el ganado mayor se suele utilizar la “barrera” hecha con madera de ullastre, mientras que para el ganado pequeño como los cerdos o las ovejas, se utilizaban los “passadors” que son una especie de paso inferior y pequeño hecho precisamente para que sólo pudieran pasar por él este tipo de animales. Para facilitar el paso de las personas, podemos encontrar los “saltadors”, que son piedras puestas a modo de peldaños que facilitan el paso de una tanca a otra.

“Tanca d’uastra”

Se estima que la longitud de todas las paredes secas de la isla es de unos  70.000 Km lineales

Es la acción humana, pues, la que ha creado este paisaje, tal y como hoy lo conocemos, por eso es tan importante reconocer la labor que sobre él  han realizado las gentes del campo: sus creadores.

Hemos recibido una rica herencia. Confiemos en que, todos nosoros, que pertenecemos a lo que llamamos “cultura del bienestar”  (y que a menudo descuidamos estos oficios del campo e ignoramos nuestro pasado), seamos capaces de conservar estas maravillas naturales tan bien, o mejor, de como la han conservado siempre los hombres y mujeres de nuestro campo.


Ver artículo de Rafael Mata: “SOBRE EL PAISAJE DE MENORCA:CALIDAD DE VIDA, IDENTIDAD, PATRIMONIO Y RECURSO”

Ir a Guía del paisaje de Menorca (OBSAM)

Advertisements